Y quienes son estas dos

En 2017 se les enciende la bombilla a estas dos guías oficiales de turismo y deciden liarse la manta a la cabeza y enseñar su ciudad natal a todo el que quiera conocerla desde la perspectiva menos turística y más local posible. Vamos, lo que viene siendo sentirse un auténtico boquerón, es decir un malagueño.

Rocío Zamora

He vivido casi toda la vida en Málaga y 2 años en Belfast (Irlanda del Norte). Me fui de mi ciudad, entre otros motivos, porque llegó un momento en que se me quedó pequeña y necesitaba un cambio de aires. Y para aire el que me encontré en Belfast: una ventolera de tres flechas por lo menos, acababa todos los días despelucada cual Whoopi Goldberg en Sister Act. La experiencia estuvo muy chula: entorno nuevo, gente nueva, idioma nuevo… pero la comida, la constante inestabilidad del tiempo y el echar de menos a mi gente, me hicieron valorar mi ciudad natal de una manera que antes no hacía (con morriña, vaya). Al final, la necesidad imperiosa de sentarme en una terracita a tomar algo, sintiendo el solecito y el tan añorado olor a salitre, me hizo colgar los hábitos (perdón, los chubasqueros) y regresar a mi Málaga bella. ¿Te enseño lo que me hizo volver?

.

Isabel Martín

Una vez conquistados y habitados países como Suecia, Italia o Polonia, sumado a las idas y venidas a otras partes del mundo y al contacto diario con gente de diferentes países (gracias a mi trabajo como guía turística), llegué a una conclusión. Bueno, a dos. La primera es que adoro mi Málaga. No he conseguido aprender a vivir en otra parte como aquí. Y la segunda es que me encanta transmitir esa pasión a los que nos visitan: sorprender, enamorar, encandilar… ¡llámalo como quieras! Málaga, la que siempre me ha faltado cuando he estado lejos. Y es que esta adoración no la ha conseguido superar ni un Empire State Building, ni una Torre Eiffel, ni tan siquiera un Coliseo romano. Málaga es única y estoy encantada de poder compartirla con el mundo.

¡Oye! Que en esta web, como en las demás, se usan cookies... Pero como aquí tratamos de malagueñizarte, las hemos cambiado por 'locas', el dulce más típico de Málaga. ¿Quieres probar una? política de cookies. Más información.plugin cookies

Venga, dame una loca y un cafelito para acompañarla. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!