La Alcazaba es el palacio-fortaleza de Málaga

Secretillos de la Alcazaba

La Alcazaba es una de las visitas obligadas cuando nuestros viajeros pasan por Málaga. Además de ser testigo de siglos de historia local, se trata de uno de los monumentos más concurridos, bellos y misteriosos de la ciudad. ¿Misterioso? Pues sí… No es una simple construcción: este palacio-fortaleza guarda una simbología en su interior, difícil de reconocer a simple vista. Y es que una de mis frases favoritas dice que “no es lo mismo ver, que saber lo que se está viendo”. Y más razón no puede tener. Ya no solamente es que esté barriendo pa’ casa, debido a mi oficio de guía turística, es que no hay nada mejor para conocer que dejar que te cuenten la historia.

Vamos abriendo boca: aquí te dejo algunos de los secretos que se ocultan en nuestra bella Alcazaba:

Doble recinto amurallado

La Alcazaba de Málaga está doblemente protegida por dos murallas

Una de las principales características defensivas de la fortaleza es el doble amurallamiento de protección: los palacios nazaríes están rodeados por una muralla, y esa a su vez, por otra muralla. Lo que aquí se pretendía es hacer de la Alcazaba un edificio inexpugnable.

Decorado con columnas… ¿romanas?

Columnas y capiteles traídos del teatro romano

Una vez me dijeron durante una de las visitas guiadas al monumento que los musulmanes fueron de las primeras personas en practicar el reciclaje. Y es cierto. Utilizaban material de acarreo para sus construcciones, es decir, acarreaban materiales de construcciones ya inservibles para crear nuevas edificaciones. Y eso es lo que encontrarás en el monumento: columnas procedentes del Teatro Romano de Málaga, edificio que encuentran en ruinas los musulmanes cuando llegan al territorio y se sirven de sus piezas para la construcción de la fortaleza.

Y también… ¡por un Cristo!

Retablo con Cristo crucificado que se localizó en la Torre del Cristo

Tras la conquista cristiana de la ciudad, cuando la Alcazaba deja de utilizarse con fines militares, el edificio fue ocupado por familias malagueñas. En el espacio que albergaba una torre o puerta de acceso al primer recinto amurallado, crearon su propia capilla, decorada por un Cristo (bastante hermoso, por cierto). Este Cristo a día de hoy no permanece en la conocida como Torre del Cristo.

Agua, agua por todas partes

El Patio de la alberca es uno de los dos patios principales de la Alcazaba

¿Por qué siempre vemos aparecer el agua en edificaciones musulmanas? Un símbolo necesario para ellos, representación de la eternidad, la pureza, y sobre todo, el poder. Agua en movimiento, pero relajada, dando sensación de calma y paz.

Barrio de viviendas

Barrio de viviendas del siglo XI

A continuación de los palacios nazaríes, encontramos un barrio de viviendas del siglo XI: 8 viviendas con capacidad para unas 50 personas, donde habitaba personal de servicio, administración, e incluso soldados. Actualmente está cerrado por motivos de conservación, pero esperamos no tardar mucho en “verle la cara”.

Que no falten los naranjos

Hay naranjos repartidos por toda la fortaleza y la ciudad de Málaga

No solo podemos encontrar este tipo de árboles en la Alcazaba de Málaga, la Alhambra de Granada o la Mezquita de Córdoba. Se encuentran en el que fue conocido como territorio Al-Ándalus, y especialmente, en Andalucía y la costa mediterránea. Te lo advierto: ¡no te las comas! Son naranjas amargas, usadas para hacer mermelada.

Esto es solamente una introducción de lo que podrás encontrar a lo largo de la visita. ¿Quieres conocer más secretillos ocultos entre esas murallas? ¡Sigue atento/a a nuestro blog, no tiene desperdicio!

¡Oye! Que en esta web, como en las demás, se usan cookies... Pero como aquí tratamos de malagueñizarte, las hemos cambiado por 'locas', el dulce más típico de Málaga. ¿Quieres probar una? política de cookies. Más información.plugin cookies

Venga, dame una loca y un cafelito para acompañarla. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!